.

.

sábado, 21 de abril de 2018

Low Fantasy Gaming - Sesión 04 (16/04/2018)

Más turbio de lo imaginado

Creen que las amenazas en el zigurat que forzaban a los salvajes a viajar al sur en busca de comida habían terminado. Así que más tranquilos exploran las ruinas en busca de tesoros o algún tesoro perdido. Lo primer que encuentran es una pareja de arañas gigantes en una habitación abandonada  que despachan rápidamente a los golpes. 


Continúan explorando la parte norte de la pirámide. Encuentran otra entrada, parece más transitada y tiene dibujos burdos que parecen describir una especie de ritual profano dónde los hombres bestia consiguen poder sacrificando humanos. Algo perturbados avanzan a la siguiente habitación y Henry es víctima del ataque de un green slime, criaturas viscosas sin mente que esperan en los techos de lugares húmedos y abandonados para caer sobre su próxima presa.


Por fortuna el limo cae sobre su brazo, provocando sólo quemaduras menores, Henry es rápido y lo destruye con su antorcha. Asqueados por la criatura siguen recorriendo los pasillos, lo primero que encuentran es una escalera inundada, presumen que conecta con la fuente que ya habían encontrado, pero deciden no indagar, el agua turbia parece peligrosa. 
En la esquina más recóndita del zigurat encuentra una suerte de habitación medianamente pulcra, todo indicaría que allí residía un humano y no un hombre bestia. Rundy toma algunos papeles extraños  para analizarlos luego, parecen estar escritos en enano antiguo.
La habitación también posee una escalera similar a la anterior, pero no está inundada. Bajan unos cuantos minutos hasta un túnel recto que termina en un vacío con un puente que da a un extraño templo en la caverna.


La figura encapuchada canta salmos nefastos en un altar mientras el grupo avanza con sigilo y convencidos de que deben evitar lo que sea que esté pasando atacan al mago justo cuando termina el ritual. Mientras dan los primeros golpes del fondo del vacío las pilas de esqueletos toman forma y una decena de cuerpos sin piernas trepa y comienza a atacar al grupo, sin mencionar uno mucho más grande que un humano prendido fuego que inclina la balanza.


Aunque logran matar al necromante rápidamente y los esqueletos mohosos no son problema, el gigante es un rival difícil y tienen que huir por sus vidas mientras sus flamas iluminan el todo el templo.

viernes, 20 de abril de 2018

Sombras Arcanas - Sesión 19 (15/04/2018)

Desierto de Dunas, Calor, Hambre y Sed

Coconan re duro
Coconan se había convertido en una victima de los poderes de las arañas de cristal. Convertido en estatua era ahora una carga para su grupo. La situación era peor, la comida se había quedado dentro de la bolsa mágica del gladiador petrificado. Tras un largo debate, en el que Doro insiste en volver a Urik, llegan a la conclusión de que lo mejor es seguir y volver a ver al druida de Silver Spring con la esperanza de que entienda que ahora se encuentran en una misión por el bien de Athas y los ayude sin pedir mucho a cambio. Así que sin mucho que comer comienzan a cargar a Coconan a la carreta y a seguir avanzando por el desierto en cuanto el sol del mediodía lo permite.
Esa noche no es para nada tranquila. La falta de alimento hace que coman sólo lo que encuentran en un pequeño nido de reptiles: algunos lagartos y huevos. Para peor, otra vez tienen extraños sueños sobre jinetes de kanks.
De nuevo, los jinetes
A la mañana siguiente confirman que todos han tenido el mismo sueño, pero sin saber cómo reaccionar a éste continúan hacia el sur, paralelo al camino. La desesperanza comienza a asomar en sus corazones, como es común en los viajeros del desierto que no toman las precauciones necesarias.
Para sorpresa de todos el efecto psiónico de las arañas de cristal contuvo a Coconan sólo un día, seguro lo que requieren las bestias para engullir a sus presas en forma de cristales. Otra vez el equipo estaba completo y tenían acceso al alimento de Coconan, que decide por si algo le pasa que cada uno tenga una cierta cantidad de comida así que reparte algunas raciones y continúan viajando.

Adelante esperan más sorpresas. No tienen tiempo para disfrutar la vuelta del gladiador ya que son engañados por los apéndices en el caparazón de un Cha'Thrang y se acercan por demás a la bestia que no tarda en usar sus proyectiles para cazar a su próxima presa. El se desata, Coconan va al frente, Doro dispara certeros flechazos desde la carreta, Kivi controla mágicamente a las criaturas y Hukaa la hace arder cortando el control del druida. Cuando logran herir al Cha'Thrang se dan cuenta que no se encontraba sola y dos bestias más salen de debajo de las lomas de arena a los costados.
Coconan esquiva los proyectiles
Finalmente terminan derrotando a las tortugas gigantes de las que no dudan en cortar las patas carnosas para llenar la barriga por el día. Además preparan jabalinas con algunos de los proyectiles que logran recuperar de los cuerpos.
Esa noche traería algo más que un frío intenso. Mientras se alimentan de la carne que consiguieron ese día el viento empieza a aumentar de velocidad sin control hasta formarse una gran tormenta de arena con otro fenómeno poco visto en esta parte del desierto: truenos.


Inmediatamente Hukaa levanta un muro de tierra para proteger la carreta, a sus aliados y a los inix, pero en Athas nada es fácil. tras unos minutos intentando controlar la situación un trueno cae directo en la cabeza de la elfa, como apuntándole. Enseguida su muro de piedra se deshace y todo se vuelve un caos. La tormenta domina toda la situación y descontrola a los inix de los cuales Kivi se hace cargo. Pero lo peor es el gusano que ven salir del oído de Hukaa cuando ella cae inconsciente al piso, lo ven creciendo a medida que sale de su cabeza, invadido por la furia Coconan toma la alimaña y la revolea a un costado para poder poner a Hukaa a salvo mientras el gusano toma su tamaño final.
Doro se debe enfrentar sola a la criatura y siente como esta intenta penetrar en su mente. Pero se mantiene firme, sabe que Coconan está por volver, y así es, el ruido de combate lo llama y puede navegar la tormenta cegadora hasta el gusano para hacerle frente. 
Kivi enseguida domina a los inix y se toma un segundo para que la tierra le avise dónde se llevaba adelante el combate y también logra sumarse. Entre los tres destruyen al insecto.

Coconan Vs el Cylop
Con la bestia muerta debían concentrarse en custodiar en proteger las provisiones. Mientras Kivi calma a los lagartos inix, Coconan hacer fuerza para que no se vuelen los toldos. La tensión supera los nervios de Doro y colapsa abalanzándose sobre el capullo dorado que es Korgunard ahora e intenta, inútilmente, morderlo. Luego de un rato la tormenta amaina y pueden volver a dormir incurriendo otra vez en los misteriosos sueños.
La siguiente mañana es tranquila y Hukaa vuelve en sí, con una sensación que sorprende a todos: tiene hambre. Los poderes que la mantenían activa y nutrida no funcionan más. Doro y Kivi se encuentran en extremo afectados por el frío de la noche pero avanzan igual por el desierto. No tienen otra opción. 
El camino sigue igual de denso. Son emboscados pro muls salvajes.



sábado, 14 de abril de 2018

Low Fantasy Gaming - Sesión 03 (09/04/2018)

Zigurat

Se encontraban ahora con una mujer en shock, en pánico. Remueven fácilmente la reja de huesos y Henry logra acercarse lentamente sin alterar a la muchacha mientras Rundy revisa sin éxito los cadáveres de los guardias, no tienen la llave. Mientras Henry intenta destrabar con sus herramientas las trabas que sujetan a la mujer habla como puede con ella que apenas maneja el lenguaje de los pueblos civilizados. Su nombre es Lara y al parecer toda su familia o tribu han sido capturada.


El grupo tiene un debate sobre si llevar a la muchacha con ellos o no, pero deciden mandarla de nuevo al pueblo al sur equipándola con un hacha de los bárbaros invasores y algunas indicaciones.
Decididos a investigar el Zigurat avanzan hasta la base de la estructura de piedra antigua.


Explorando la edificación encuentran una rampa para subir hasta el "techo" y encuentran un pequeño altar pero no mucho más. Atraviesan el lugar por este mismo techo y llegan hasta una escalera secundaria al techo que da a una entrada lateral del Zigurat por la que entran por una puerta doble de piedra algo trabada por el paso de los años. Entran al complejo y comienzan a recorrerlo encontrando primero un altar dedicado a Baal, dios de las enfermedades, la muerte y el dolor.
Símbolo del dios
Brevemente Rundy tiene un intercambio cultural con Henry sobre dioses humanos y las creencias sobre los enanos cuando mueren: deben ser enterrados cerca del lugar que su familia pretende que proteja en su vida espiritual después de la muerte material, por lo que es una gran deshonra ser exiliado y morir sin ningún tesoro enano que proteger. Con este presagio oscuro para el alma de Rundy continúan explorando la húmeda construcción y encuentran una extraña fuente de agua, que si bien parece circular más profundo, tiene aspecto de agua estancada.
Dejan de lado la pileta de agua y continúan a la siguiente habitación dónde encuentran un contingente de cinco hombres bestia incluido uno de mucho mayor tamaño llevando adelante algún tipo de ritual pagano que incluía el sacrificio de un humano que yacía sobre un altar. Las criaturas interrumpen su ritual y cargan sobre el grupo.
El combate es encarnizado y Rundy logra esquivar y resistir los ataques de la bestia mayor, lo que le da tiempo al resto del grupo a terminar con los sus súbditos. Finalmente, y gracias a Codicia, logran vencer. Investigan al "sacrificio" y encuentran otro prisionero en una celda tras el altar. Ambos parecen extrañamente intoxicados, según Henry, con el agua enturbiada de la habitación anterior. Se toman unos minutos para descansar, Rancis está algo herido.

domingo, 8 de abril de 2018

Low Fantasy Gaming - Sesión 02 (02/04/2018)

Hacia el Norte

Habiendo pasado el saqueo y recuperado de algunas heridas emprenden, como grupo el camino al norte. Rancis, fiel a sus ideales decide averiguar qué forzó a los bárbaros a llevar adelante ese intento de robo y Rundy aprovecha para acercarse más a las ruinas de su gente. Late M. y Henry aprovechan la oportunidad. Buscan una zona donde el río es poco profundo y cruzan a pie para adentrarse en la tierra de los bárbaros. 
Solo un par de horas después de adentrarse en estas tierras el terreno ya se vuelve pantanoso y encuentran un extraño nido de serpientes, cientos de estos reptiles están aglomerados alrededor de una roca. Tras usar a Rundy como detector de oro y no encontrar nada ahí deciden dejar a las serpientes en paz viendo como una se alza sobre las demás y los mira partir. Dejan el lugar con un gusto a incertidumbre.


Avanzan todo lo que les queda de luz de día hasta que Rancis encuentra un buen lugar para acampar. Encienden su fogata y preparan algunas raciones. Mientras hacen guardia un extraño viejo aparece para intentar robar algo de comida. Logran detenerlo mientras huye y lo interrogan. Al parecer era miembro de una tribu a la que "el mal" aniquilo. Dicho mal se encontraría en un zigurat que se encuentra más hacia adelante, que apenas habían visto con la última luz del sol. La barrera idiomática complica sacar más información y lo dejan ir.
Al día siguiente avanzan con más precaución y detectan un pequeño grupo que avanza en paralelo a ellos. Se arma un pequeño juego de gato y ratón hasta que ambos grupos se encuentran cerca y se desata un combate. Utilizando ventajas tácticas y la sorpresa logran aniquilar a estos hombres bestia antes de resultar heridos. No hace ni falta que Late lance una piedra.

Dan una rápida inspección a las repugnantes criaturas y se percatan que una huyó en dirección al zigurat. No lo dudan y corren tras él. Codicia, el ave de Rancis enseguida lo retiene y el grupo le cae encima como un león. Sabiendo de la nueva amenaza avanzan con sigilo hasta las cercanías del zigurat, dónde encuentran construcciones en ruina, lo que parece ser una pequeña ciudadela que poco a poco es reclamada por la naturaleza.


Ingresan en el complejo con mucho sigilo y presencian desde las sombras un horrible ritual en el que un montón de hombres bestia danzan alrededor de una fogata hasta que una especie de chamán con una máscara trae a un prisionero y en un frenesí brutal los hombres bestia le arrancan los miembros y devoran las partes del condenado. Sabiendo que no hay nada que hacer y siguiendo su regla de cantidad de enemigos siguen avanzando, haciendo fuerza para no vomitar. 

Explorando el complejo encuentran una especie de prisión, sólo con una prisionera. Utilizando la sorpresa y la oscuridad se lanzan sobre los dos guardias matándolos antes de que puedan alertar al resto. Sólo una reja hecha de huesos de algún animal gigante los separan de la prisionera. 

Sombras Arcanas - Sesión 18 (31/03/2018)

The Will and the Way

Por su lado Hukaa llega sola a la ciudad de Urik y pasa un par de días preguntando aquí y allá sin muchos resultados. Se siente impaciente aunque sabe que si la alianza sabe de ella les llevará un tiempo saber si ella es de confianza para luego contactarla. 
Hukaa
Queriendo acelerar el asunto Hukaa sigue buscando información, y cómo era de esperarse sólo encuentra peligro. Sintiendo la presencia de alguien que lo sigue intenta escapar, pero el perseguidor es muy habilidoso. Cuando Hukaa se da cuenta que en verdad no escapaba, sino que iba exactamente a dónde el extraño quería trata de darse vuelta, quizá para encararlo. Un filo en su cuello se detiene. "¿qué hacés acá?" dice una voz. La respuesta instantánea de la elfa es usar su capa psiónica para escapar. Ya alejada gira para ver al perseguidor, sólo ve un gesto y un barril de agua vuelva a toda velocidad hacia ella sin causarle daño pero si tumbándola. Al intentar sacar su espada es detenida. Esta vez reconoce la voz de Kruegror Stellborn, su maestro en el sendero. Ante la sorpresa Hukaa lanza un sin fin de preguntas, pero no es el lugar. Así que se dirigen al "Palacio de los Mendigos", el barrio más pobre en el cuadrante de los extranjeros. Allí tiene tiempo para hablar con su antiguo maestro que se mantiene con perfil bajo ya que al parecer hay gente extraña por los alrededores y ha muerto un conocido de él, también maestro en el Sendero. Kruegror le ofrece su hogar como refugio mientras esté en Urik y la deja salir a investigar. Si Mahalanda la envío a esta ciudad, algo debería estar pasando. 
Mercado élfico
El siguiente día Hukaa vuelve a investigar, esta vez en el mercado elfo, dónde termina combatiendo con unos ladrones. Durante el combate, por un segundo el Sendero no le responde y debe usar sus destrezas físicas para esquivar a último momento una daga elfa. Al instante su poder interior vuelve y los agresores arden. Esa tarde vuelve a contarle lo sucedido a Kruegor, que se ve confundido por el asunto y mientras discuten el tema quedan ambos inmovilizados por una fuerza exterior. Tres humanos en túnicas blancas ingresan al lugar.
Dos de ellos se llevan a Kruegor, el otro entra en los pensamientos de Hukaa y esta siente como su actitud cambia al descubrir que ella maneja el sendero. Sin embargo, cuando presiente que está por ser atacada psionicamente escuchar explosiones y vuelve a ver con los ojos en vez de estar hundida en su mente. Unos sujetos con velos usaban magia para eliminar a quien estaba por asesinar a Hukaa. 
La alianza
Era la alianza, uno de ellos toma el brazo de Hukaa: "La reunión está por comenzar, vamos". Hukaa se niega, quiere salvar a su maestro. Ante la negativa lo Portadores del Velo no dudan, lanzan hechizos de invisibilidad y desaparecen. Al intentar sacar información del moribundo agresor sólo recibe una amenaza antes de que él muera. Lamentablemente todos los intentos de persecución o rastreo son inútiles. Kruegor está perdido.

El Ritual

El grupo estaba disperso pero buscándose mutuamente. Doro, Coconan y Kivi por un lado y Hukaa por el otro. El mercado general era el mejor lugar para encontrar a un grupo tan variopinto, o por lo menos a alguien que los haya visto. Sin embargo Hukaa se encuentra con alguien más, un tipo encapuchado que le da unas directivas: "Abbin el fabricante de cerámica" y pedir "un bowl ceremonial de madera de agafari". La figura desaparece casi tan rápido como apareció y al poco tiempo Hukaa encuentra a los demás.
Antes que nada, como grupo deciden volver al lugar de la desaparición de Kruegor para investigar y ayudar a Hukaa. En una ataque de furia final ella había incendiado el lugar antes de abandonarlo por lo que no quedan muchas pistas. Por ello Kivi decide investigar los alrededores esperando que la tierra le comunique algo. Su instinto no estaba muy errado, desde una casa en ruina cercana una criatura se comunica telepáticamente con él. Al principio se muestra tímida pero Kivi muestra que se puede confiar en él. El enano termina descubriendo que los agresores pertenecían a la orden y le sugiere muy enfáticamente que no se metan con ellos, aún cuando Kivi le cuenta algunas de sus hazañas. La criatura resulta ser un Jozhal.
Jozhal
El grupo no tarda en convencerse de que la mejor pista que tienen es el fabricante de cerámica y acceden a seguir a la elfa a esta reunión. Una vez allí dan el salto y seña y les ofrecen bajar por una escalera bajo una puerta trampa. Coconan decide quedarse afuera, por las dudas. Así Hukaa, Doro y Kivi bajan a la reunión. El enano baja primero y al llegar al subsuelo una voz enojada y un filo en su cuello preguntan: "¿Qué hacen aquí?". Kivi responde con sinceridad y dejan pasar al grupo.
La mujer del cuchillo
De las diez personas sólo dos son semi elfos y el resto humanos. Enseguida descubren, por los murmullos, que algo importante está sucediendo. Por lo que logran escuchar un tal Morlak está desaparecido, Jaggo debería estar por llegar y un "peace-bringer" estaría "trabajando" en la región.
La reunión
Luego de una gran espera finalmente el sujeto llamado Jaggo aparece y es bien recibido por todos. Incluso la malhumorada mujer que recibió con un cuchillo a Kivi, aunque también pregunta por qué dejan participar a "otros" en la reunión a lo que el viejo entre risas responde que Korgunard pidió por ellos personalmente lo que despierta un montón de susurros ente los presentes y que cambie la forma en que miran al grupo.
Los susurros son interrumpidos cuando finalmente Korgunard llega al lugar tras la misma cortina que habría usado Jaggo para ingresar. Fuera Coconan ve como ambas lunas están alto en el cielo, dentro los braceros iluminan la sala y el recién llegado no tarda en comenzar un extraño ritual que toma a todos por sorpresa y los llena de paz y tranquilidad.
El ritual prosigue sin detenerse por varias horas. En el exterior Coconan sale del comercio y trepa a un techo al escuchar marcar un montón de semigigantes liderados por un tal Malestic. En el interior se desata el caos.
Mientras Korgunard prosigue con el ritual, de todas las entradas comienzan a entrar guardias y templarios que lanzan hechizos de silencio inutilizando a los preservadores. El combate se desata tras que el primer guardia entre y golpee en la cabeza a Korgunard haciendo que el mismo quede envuelto en un capullo dorado y acuoso. Entre todo el caos los preservadores pelean como pueden con los agresores enviados seguro por Hamanu. Doro intenta buscar la mejor salida, Hukaa levanta paredes de rayos para proteger a Korgunard y Kivi no tarda en tomar el capullo, priorizando lo que el cree es la salvación de Athas, se lo carga al hombro y utiliza su poder para atravesar la tierra de forma segura para escapar con el capullo. Hukaa entiende que su única salvación es escapar, por lo que utiliza una explosión psiónica para derribar el techo sobre los guardias y templarios que la amenazaban para utilizar el derrumbe como ataque y como rampa para escapar. Logra hacerlo justo cuando los primeros semigigantes comienzan a bajar por la escalera. Doro los tiene que esquivar pero lo hace sin problemas. Una vez fuera se encuentran rápidamente gracias a que Coconan se encontraba fuera viendo todo. Se encuentran también con Jaggo, el viejo logró teleportarse a tiempo y juntos corren a un refugio que el preservador propone.
Tras atravesar una entrada mágica secreta quedan en una sala dónde discuten las últimas palabras de Korgunard: "hacia Tyr, pero no por los caminos". Al poco tiempo entra un enano llamado Lodo Gansky, según Jaggo es la mano derecha de Leoricious, el líder de la alianza. El enano ofrece ayudarlos como pueda, teniendo en cuenta que después de lo de esa noche todos necesitarán ayuda en la alianza. 
Es entonces que Coconan, aprovechando que no había sido visto por los templarios, guardias ni semigigantes la noche anterior sale a contactar a los aliados de la Alianza del Velo para juntar recursos y partir "hacia Tyr, pero no por los caminos". Beffig, el comerciante, miembro de la casa Jarko de Balic ofrece una carreta con un inix y barriles para esconder a sus aliados. Gregen, el semigigante ofrece sacarlos como esclavos, pero su ayuda es descartada por lo peligrosa y por tener que dejar todas sus armas y pertenencias detrás. Además Coconan visitar el "Wanderer's Friend", un comercio general aliado aparentemente al velo que ofrece mercancías con descuento para el grupo. 
Coconan es el único que puede leer
Con el gladiador manejando la carreta disfrazado de Mercader de las Dunas independiente y sus aliados escondidos en barriles salen por la puerta del león pagando un soborno para que no les revisen la mercancía, recogen a Rocky, el inix de Kivi y así salen de nuevo al desierto. 
Urik va quedando atrás y tras dejar fuera de vista la entrada, a una distancia segura para no levantar sospechas comienzan a alejarse de los senderos visibles y a perderse en el desierto. El primer día lo pasan sin problemas. Han traído suficiente comida y agua. Pero de noche todos tienen un mismo sueño perturbador.
Extrañamente, todos caen en un sueño profundo, incluso aquellos que no requieren dormir. Es así que también comparten un extraño sueño en el que ven una imagen turbia y escuchan un voz: "no por los caminos".
El sueño turbio.
Al día siguiente debaten sobre el sueño mientras avanzan por el desierto y sobre que podría representar al extraña torre tras las imágenes. Hasta que un extraño brillo, como el de un oasis, llama su atención, Hukaa intenta ver desde el cielo, pero el reflejo no permite ver formas. Así que llegan hasta los brillos que no eran más que el reflejo del sol en dos arañas de cristal que esperaban su próxima presa.


El combate se hace tedioso, el reflejo en las criaturas dificulta la visión por lo que les lleva tiempo acomodarse al combate. Finalmente Coconan es mordido por las bestias y comienza a endurecerse. Terminado el combate todo su cuerpo se cristaliza en una estatua de cristales. En el medio del desierto no pueden pedir ayuda para salvarlo.
¿CoconAn en su último combate?

viernes, 23 de marzo de 2018

Low Fantasy Gaming - Sesión 01 (19/03/2018)

Nuevos comienzos


Era tarde en la noche mientras Rancis pedía algo de queso en la posada local. Conocía un poco al viejo posadero, el pequeño pueblo rodeado de algunas granjas era una parada habitual en su recorrido, la última vez había visitado el lugar dos meses atrás y nada había cambiado. Por ahora.
En la otra esquina de la posada dos figuras nuevas acomodaban sus bártulos mientras se preparaban a pasar la noche. Late M. y Henry D. venían de Puerto Marfil. De los dos solamente Late desentonaría en cualquier multitud, era de muy baja estatura, tosco para comunicarse, de bigotes desprolijos y una absurda cantidad de cicatrices de cortes por todo el cuerpo.


El dúo de viajantes enseguida se ve intrigado por Rancis ya que es un Batidor Rojo y las últimas noticias sobre ellos no son buenas para quienes recorren los caminos. Desde la muerte de Nimon I la Alianza entre los reinos se volvió todavía más frágil y las patrullas en los caminos comunes son mucho menores en las tierras centrales y al sur. Al norte los batidores rojos han dejado de recibir la contribución de los dos reinos que debiesen proteger de los salvajes y hombres bestia del norte. Por lo que su número se vio reducido el último año. Muchos abandonaron sus puestos para dedicarse al saqueo y pillaje. Los que siguen protegiendo los caminos del norte y manteniendo, como pueden, a raya las amenazas del norte eligen valerse de sus habilidades para sobrevivir en lo salvaje para mantenerse día a día y utilizar el poco dinero recibido para lo que no pueden conseguir de la naturaleza. Con esta información los dos extranjeros abordan al explorador, aunque es Henry quien de verdad se ve intrigado por el Batidor Rojo e incluso intenta pagar por su comida. La charla se ve interrumpida por el grito de alguien en el exterior: ¡Fuego!
Rancis, el Batidor Rojo
Rundy, un enano venido del sur escucha desde el primer piso, dónde ha pasado los últimos tres días. La mayoría de las personas pueden pasar su vida sin ver un enano o creer que de verdad existen, pero Rundy es bastante real. Dice estar en camino a las ruinas de Komek, al norte. Lamentablemente las tierras más al norte que este punto son impenetrables para un "extranjero" que viaja solo como él. Sin un plan se encuentra algo perdido en cuánto al camino que seguir de ahora en más. Por el momento decide atender al llamado de auxilio en el pueblo que lo cobijó estos últimos días. 
Rundy Stonegrave, el enano
El extraño grupo se encuentra ahora en el exterior viendo como un almacén de alimento vecino a la posada arde como si fuese un agujero infernal. La gente corre con baldes al arrollo que se encuentra a unos cien metros pero vuelven corriendo en pánico, algo se encuentra más allá del incendio. Sin mediar palabras Rundy y Henry avanzan sigilosamente tras unas casas vecinas mientras Late M. se esconde tras unos barriles en el exterior de la posada. 
Bárbaros, saqueadores. Un grupo de salvajes ha bajado muy al sur y utilizando el fuego como distracción se encuentran saqueando otro almacén cercano.
Salvaje del norte
Con los locales escondidos los cuatros visitantes preparan sus armas y cargan contra los salvajes. No es tarea fácil. Rundy entra en un frenesí de combate poniéndose sus ojos de color rojo, casi como con luz propia, Henry intenta atacar con sus espadas, Late M. mantiene su posición lanzando piedrazos y Rancis con un chiflido llama a Codicia, un búho entrenado que se muestra eficaz en combate atacando directamente a los ojos mientras su entrenador dispara con su ballesta. La fuerza enemiga es grande y uno a uno van quedando fuera de combate hasta que sólo Late queda en pie.
Lo siguiente que recuerdan es al petizo Late tratando de vendar improvisadamente sus heridas mientras de a poco recobran la consciencia. Con la amenaza mitigada la gente del pueblo puede apagar el incendio pero el daño está hecho. No saben cómo pasarán el invierno pero hubiese sido peor si también se hubiesen robado la comida que intentaban llevarse. 
Los siguientes días se los toman para recuperarse del combate, Rancis siente malestares menores pero Henry recibió un hachazo fuerte en una pierna y debe hablar con el carpintero local para que le prepare una prótesis. Además pasan bastante tiempo intercambiando historias: la historia de los Batidores es conocida, Henry y Late se dirigen a Mirilia en busca de una nueva vida mientras que Rundy intenta recuperar riquezas o reliquias enanas de Komek para probar su valía con los suyos. 

domingo, 18 de marzo de 2018

Sombras Arcanas - Sesión 17 (17/03/2018)

Urik

The Code of Hamanu


Hamanu, King of the World, Lord of the Heavens and the Earth, Lion of Urik am I; my kingdom is unequaled among the lands; my will law; my reign supreme; my mercy infinitesimal. I have no equal among mortal and immortal alike; there is none who can challenge me, for my might is eternal and my power is omnipotent. By my will, whose foundations are laid so solidly as those of the heavens and the earth, this law is laid forth, so that none may have will against mine own, and that all may wor to the fulfillment of my undeniable will.


Hamanu, the Conqueror, called of Athas am I, making riches and increase. I made great the name of Urik and brought plenteous water to its inhabitants, heaped up the harests, and smote mine enemy with fire. My reach is as the sun, whose rays shed light over the lands of Urik and beyond. I am the King, obeyed by the four quarters of the world. Beloved of Urik, am I.



Al este, no muy lejos se divisa el pueblo de Wirreth, allí es cuando Hukaa decide que es mejor avanzar sola, además está cansada de marchar al paso del Inix de Kivi. Tras meditarlo sabe que sus compañeros no pueden ayudarla a contactar al Velo y si lo intentan no sólo no sabrán cómo ayudar, sino que se arriesgarán por nada. Se separa del grupo mientras Coconan, Doro y Kivi se acercan a la Puerta de Los Comerciantes. La halfling no tarda en explicar todo lo que recuerda de Urik, su antigua ciudad. Se acercan a la entrada mientras contemplan Las Tres Hermanas, tres pequeñas montañas dónde se encuentra el observatorio real, Urik tiene los mejores astrónomos, y un observatorio abandonado que se supone se usa para hacer tratos "oscuros". Al ingresar el adoctrinamiento de Hamanu no tarda en marcarse. Las murallas de la ciudad son altas y pintadas de color amarillo y blanco con diseños que representan al León de Urik realizando incontables hazañas y dentro las casas son todas iguales, la ley de Hamanu rige incluso en la arquitectura y la decoración. 

Urik
Deciden visitar el barrio de los Artesanos para buscar alojamiento y en la posada "La copa del rey" encuentran descanso en una mesa cerca a una mujer solitaria que llama su atención. Una inspección visual profunda revela rasgos de combate reciente y agitación. Kivi y Doro intentan conversar con la mujer, Kivi para intentar ayudar, Doro en busca de revisar esa gran mochila que trae. Tras entrar en confianza y compartir una comida la mujer revela que viene de Teyra, un pueblo cercano. Una criatura gigante apareció en la noche y masacró el pueblo entero. La mujer escapó, cargando con lo que pudo, luego de que un derrumbe la deje al otro lado de la criatura. Siendo que Hukaa se encuentra buscando cómo contactar a la alianza ellos deciden ir Teyra a investigar lo sucedido y tratar de encontrar al esposo de la mujer.
El poblado de Teyra
Sólo una hora y media les cuesta llegar montados al pueblo. Efectivamente la destrucción y la muerte cayeron sobre el lugar. El camino está lleno de cadáveres y hay varias casa destruidas. Todo concuerda con la descripción de la mujer de la posada. Dos hallazgos sorprenden al grupo, el primero es una colección de libros con distintas historias sobre Urik. El segundo es a la criatura destructora: un gigante de obsidiana pura perfectamente pulido, inmóvil dentro de una casa, al resguardo de la luz. La criatura no parece responder a ningún tipo de estímulo así que continúan investigando los alrededores. Encuentran un patrón, las casas destruidas no tienen cadáveres alrededor, es decir, la criatura buscaba matar gente, la que no asesinaba en la calle moría cuando el monstruo ingresaba a sus hogares en su búsqueda, destruyendo la propiedad en el proceso. Coconan se mantiene ocupado leyendo los libros, buscando alguna pista y Kivi sigue los rastros de la criatura hasta el punto donde las huellas terminan... o empiezan, como si hubiese bajado volando del cielo.
Mientras Doro se arrepiente de no recordar las historias sobre un antiguo gigante de obsidiana si recuerda a los Golems de éste material, en particular los utilizados en el observatorio real como custodia. Recuerda que una vez Hamanu, que entrena él mismo a sus soldados, trajo uno para entrenar a los reclutas... varios murieron en le proceso y sólo el Rey-Hechicero lo pudo frenar. Lamentablemente el único punto en común parece ser el material de la bestia. Kivi se conecta con un espíritu del lugar para preguntar por lo ocurrido pero, por desgracia, el espíritu responde textualmente pero de manera confusa engañándolos. Cuando parecían completamente perdidos Coconan encuentra una antigua historia sobre un gigante de obsidiana que se activa de noche en un frenezí asesino descubierto en las minas de obsidiana de Urik casi un siglo antes de ser escrito el libro. También cuenta que Hamanu mismo tuvo que pelear contra la criatura y casi pierde por lo que creo, mientras el monstruo "dormía" de día, una corona de oro para dominarlo. Muchos años después la corona fue removida del monstruo, este huyó y tiempo después la corona fue robada. 
Un espíritu de la tierra se manifiesta y comunica con Kivi
Con esta información y sin forma de detener por le momento al monstruo vuelven a Urik a informar a la mujer del tágico final de su esposo mientras Doro visita a un antiguo amigo, Harvis, para informarle que sigue viva. Luego ingresan a su habitación dónde Kivi vuelve a conectarse, esta vez, con un espíritu más "amigable" descubriendo que la corona de control fue robada por un elfo con una quemadura en el cuello hace varios años y que sigue en el Barrio de los Extranjeros dónde viven enanos, muls, elfos, thri-kreens y otros extranjeros que no son humanos o semigigantes. Además descubren que posiblemente Alkrom esté en camino desde el sur.
Un elfo ofrece sus productos de dudosa calidad y origen
Utilizando la apariencia de Coconan dicen ser un gladiador y sus sirvientes en busca de alguna espada o arma de extrema calidad, que "sólo un elfo pueda conseguir", es decir, el mejor ladrón. Lo intentan a pesar de saber que el mercado elfo de Urik es el más peligroso de todas las ciudades estado de Athas. No tardan en encontrar a alguien que oculta su mercancía de calidad y parece coincidir con la descripción del espíritu. Tras una densa negociación en la que el elfo parece convencido de que podría matarlos a Kivi, Doro y Coconan si lo quisiese, consiguen la información sobre el comprador original de la corona de oro robada a Hamanu. Babantylos, el astrónomo jefe. 
Con esta información vuelven a descansar y a la mañana siguiente le dan una visita a Babantylos mientras Coconan monta hacia el sur en busca de Alkrom. En la base de una de Las Tres Hermanas Kivi y Doro se encuentran con los golems de obsidiana que cuidan el lugar fuera de las seguras murallas de la ciudad. Se mantienen en actitud pacífica y engañan a los custodios e incluso al viejo Babantylos diciendo que son aprendices de astronomía de Balic. Sin consultarlo con Kivi la halfling introduce veneno de los escorpiones en el té que bebé el viejo que no tarda en morir. Aún anonadado por lo "exagerado" de las medidas de Doro el enano accede a ayudar a explorar el lugar y saquearlo. Consiguen algunas pociones y recuperan la corona dorada. Huyen del lugar dejando todo como si el Babantylos simplemente hubiese muerto de viejo y se reúnen de nuevo con Alrkom y Coconan a la vez que reciben la noticia de que El Hombre de Obsidiana de Urik atacó esa noche el pueblo de Wirreth y allí lo encuentran, en una situación similar a la de Teyra.


Allí Coconan intenta descubrir e identificar los poderes de la corona, pero sólo puede confirmar que sirve para "controlar". Mientras debaten el accionar debido a no entender bien el funcionamiento del rompecabezas Doro toma la corona cansada, trepa a la criatura y le coloca el artefacto. Nada sucede, sólo que el objeto se amolda a la cabeza del monstruo.
Intenta de todo, pero no parecen poder activarlo. Esperan hasta que caiga el sol, cuando suponen vuelve a activarse.
En ese momento el monstruo camina fuera del refugio que le dio sombra durante el día y justo antes de que salga volando Alrkom lanza un hechizo de luz de día que confunde al monstruo y lo deja en estado catatónico. Siguen sin saber qué hacer. Suponen que al volver a ponerle la corona Hamanu retomó el control y le ordenó regresar, pero el hechizo dejó inutilizado al gigante. De nuevo, perdidos sobre el paso a seguir esperan un día para ver los resultados de exponer al monstruo a tanta luz solar, siendo que este se escondía de día.
Para sorpresa de todos veinticuatro horas de luz solar, algo naturalmente imposible pero no con magia, era lo necesario para destruir a la criatura que casi mata a puños limpios a un rey hechicero. Para el grupo fue un desperdicio de semejante objeto. Por suerte no volvió a manos del tirano.