.

.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Camino a Urik - Sesión 09 (11/11/17)

Profanación y Muerte

Tras haber terminado la armadura enana y presenciar en qué se pueden convertir si no cumplen su foco Alkrom decide vestirse con la creación del banshee sintiendo, por primera vez la fría protección de una armadura completa de hierro.
Es en ese momento que Kivi siente el llamado del guardián que dejó en las granjas del Senador. Comienzan a avanzar por el túnel central del complejo subterráneo hasta otra antigua y olvidada puerta que da a un oscuro depósito enorme lleno de cajas enfundadas en telarañas y humedad. Atraviesan el lugar rápidamente con una antorcha en mano para hasta llegar a la entrada actual del lugar, antes de salir escuchan tras la puerta y esperan que los gigantes que están pasando se alejen y luego vuelven a entrar a la mansión de Vildeen. Utilizando los caminos menos transitados y haciendo el mayor silencio posible llegan a la entrada a la granja dónde estaba puesta la alarma. Se preparan para lo peor. 
Entran con sus armas desenfundadas... Pero no ven a nadie...
Alkrom avanza rápidamente entre las plantaciones cuando cree ver como unas plantas mueren aunque no ve a nadie. Su avance veloz es interrumpido por un ataque que sale de un incursor escondido entre la plantación. Un garrote de hueso golpea directo en su casco nuevo y media docena de enemigos salen de sus escondites.

El combate comienza y Eriana, con su daga embebida en veneno de Sandwyrm avanza a toda velocidad y atraviesa su arma en el cuello de uno de los invasores matándolo al instante. Pero todo cambia al momento que los dos profanadores dejan la protección de sus hechizos de invisibilidad para lanzar bolas de fuego y rayos a todo el grupo. Sus ataques son devastadores por el efecto potenciador que consiguen al succionar y matar la vida de las plantas a su alrededor. Kivi, con su piel ya endurecida llama a dos espíritus que moldean la tierra en forma de osos para que peleen a su lado frenando un poco a los enemigos. Coconan reparte espadazos y baña de sangre la granja.
El combate comienza a hacerse más difícil, los héroes comienzan a ceder contra la poderosa magia profanadora. Alkrom intenta alcanzar a uno de los brujos pero este se protege con una muralla de hielo. El combate sigue y la magia ilumina la noche de Athas. Uno a uno los aventureros van cayendo hasta que sólo Coconan queda en pie. 


En ese momento Alkrom tiene una epifanía dónde es épicamente traído al mundo terrenal de nuevo por los espíritus de la tierra y se levanta de nuevo con su martillo en mano y comienza a usar su magia para levantar a Kivi. Lamentablemente, la vida de Eriana ya estaba perdida. Con renovadas fuerzas y convicciones en su corazón siguen combatiendo, ahora ayudados por algunos arqueros atraídos por los gritos de Coconan, ayudan con sus arcos hechos con pelo de gigantes, hasta que logran liquidar con un mazazo de Alkrom en la cabeza al profanador y su banda de saqueadores. El restante huye al verse en peligro.
Profanador escapado
Minutos después llega Hanfros, el grupo puede comentar los sucedido y tiene tiempo de enterrar a Eriana antes de ir a descansar. A la mañana siguiente tienen una tensa charla con el Senador Vildeen que no quiere enviar tropas: el trato era que Kivi reviviera su plantación. Sabiendo que eso llevaría por lo menos un mes de dedicados rituales druídricos juegan con la avaricia de Vildeen, prometiéndole una mayor parte de las ganancias de la guerra. Ahora sí el Senador accede a enviar más tropas en ayuda de Thitian. 
En ese momento una enviada de Mahlanda llega buscando a los aventureros que ya se habían tardado una semana.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Tyranny of Dragons - Sesión 34 (05/10/17)

El final del juego


En los alrededores de la Well of Dragons la guerra continúa. El cielo se vuelve negro, del color de las cenizas. El olor a azufre quema las narices. El sonar del Draakhorn anticipa la destrucción. Por fortuna los dragones metálicos llegan a tiempo para contrarrestar las fuerzas de los dragones cromáticos.

El grupo de la orden Monocromática consigue avanzar a hurtadillas rodeando el volcán, el cielo está plagado de dragones. A lo lejos divisan una entrada fuertemente custodiada pero Lem decide usar sus poderes como elemental de tierra para evitar las custodias del lugar y avanzar hasta el corazón del volcán. al propio templo de Tiamat. Allí encuentra a Severin y nuevos portadores del púrpura preparándose para realizar el ritual junto con un grupo de magos rojos.

Severin
Rath Modar

Severin y los portadores del púrpura
Varios grupos de esclavos y cultistas listos para arrojarlos a un pozo en el centro de la catedral iluminada por los cinco colores de Tiamat. Instantáneamente las protecciones mágicas revelan la presencia del halfling aunque sólo se haya asomado atravesando el suelo del lugar. El ritual infernal para traer a Tiamat desde su prisión en los Nueve Infiernos comienza. En ese mismo momento Lem vuelve con sus compañeros y transmite la desesperante situación. De desata un debate sobre qué hacer y terminan siguiendo un túnel creado por Lem hasta el corazón del templo. Allí encuentran una gran cantidad de cultistas, magos rojos y portadores del púrpura. El combate se desata rápidamente y la sangre comienza a correr. 
Lamentablemente los esfuerzos del grupo no son suficientes para detener el ritual aunque logran derribar a varios cultistas y dos portadores del púrpura. El ritual es llevado adelante por los magos rojos. 
Una brecha se abre, el tesoro, las máscaras, el ritual y los sacrificios, todo en su lugar. Tiamat atraviesa los planos.
Severin completa el ritual

Mientras en el exterior se desata una guerra incontrolable, en el interior de la catedral de la diosa de los dragones cromáticos se abre un portal a los Infiernos, a la prisión de Tiamat que emerge desde el interior del poso dónde fue invocada. La balanza se vuelve a favor del culto. Un rugido aterrador se hace eco en todos los reinos como un coro de la muerte.

Tiamat emerge por el llamado de Severin
Sólo faltaba un detalle del ritual, la reina absorbería la vida de los magos y Portadores del Púrpura que llevaban adelante el ritual. Queda sólo ella contra los aventureros ya desgastados por el mortal combate. Este es su mayor desafío. Todas las cartas se ponen sobre la mesa. Rosleaw hace uso del pacto que habría hecho tiempo atrás para recuperar su pierna e invoca la ayuda de su patrocinador infernal. Dos criaturas infernales acuden en su ayuda. 
Naia y Nethras no soportan el pánico místico generado por la reina de todos los colores y quedan relegados del combate. Fahir por su lado sigue combatiendo en el lomo de Balzar y sacrifica su vida, entregando su sangre al dragón que vuelve a crecer de forma descontrolada hasta tomar el tamaño de la misma diosa.
Balzar en su máxima expresión

Aloun hace uso de todos sus recursos mágicos para lograr vencer a quién le habría traído tantos problemas en sus últimos años. Todas sus dagas mágicas se convierten en armas voladoras que logran dañar de a poco a Tiamat.
Con más coraje que nadie, Aloun se enfrenta a Tiamat
En un momento de desesperación, Balzar rompe el techo de la catedral para pedir ayuda a los dragones. Mientras tanto Rosleaw vuelve a perder la vida bajo las garras de la diosa implacable de los dragones. Segundos después Prothanter, el gran Dragón Dorado llega para equilibrar la balanza de nuevo. Poco a poco el miedo se va alejando, Naia y Nthras vuelven al combate, Lem sigue enfrentando a la diosa con sus puños elementales y poco a poco logran debilitarla.
Finalmente le dan el golpe mortal, el cuerpo material de la diosa desaparece en cenizas y su espíritu vuelve a su prisión en los infiernos...

.... Habiendo ganado también la guerra las fuerzas se reagrupan, honran a los caídos y cuentan las bajas. Además Lem logra reencarnar a su colega Rosleaw, aunque sea en el cuerpo de un halfling. De Balzar no se supo más nada... en el plano material. Los restantes vuelven a Waterdeep a celebrar, organizarse, pensar y planear su futuro.
El halfling Rosleaw seguiría a Lem de nuevo a los bosques, buscando recuperar la bendición de Silvanus. Naia y Nethras vuelven cada uno a sus respectivos reinos donde empiezan una larga carrera como protectores de los enanos y elfos respectivamente. Aloun pasa unos meses en Waterdeep hasta que convence a Varanegra que le abra otro portal a los planos. No se vuelve a saber de ella en los Reinos.

domingo, 29 de octubre de 2017

Camino a Urik - Sesión 08 (28/10/17)

Profanación

Alkrom se pasa los dos días que sus compañeros investigan los alrededores consultando abiertamente a los servidores del senador, sin obtener muchas respuestas o pistas. En la noche un viejo granjero de Vildeen se acerca a la habitación del enano. Sospecha de un grupo de incursores que merodea por el desierto cercano, seguro un profanador los lidera.
Con esta información el grupo solicita a Hanfros que simule su expulsión a la mañana siguiente. A pesar de negarse en primera instancia, por razones de seguridad, accede a comentarles la ubicación de una entrada secreta a unos pocos kilómetros al nordeste bajo una formación rocosa con forma de inix.
A la mañana siguiente un grupo de semigigantes enviados por Hanfros los intercepta en el patio, frente a todos los servidores de Vildeen. Los expulsan por la fuerza, la habilidad de Coconan para generar un espectáculo con violencia hace creer a todos que son echados en verdad.


Sin perder tiempo comienzan a avanzar en la dirección indicada. Athas no perdona, mientras caminan al borde de un risco son atacados por Profanadores Malditos, almas condenadas de profanadores antiguos, controlados seguramente por algún profanador cercano.
Cada una de estas criaturas, que suman casi media docena, está envuelta en una profana neblina de arena que imposibilita atacarlas con precisión, además de generar daños al estallar. Sus toques drenadores son nefastos y dañan la misma energía vital de los aventureros. El combate parece casi perdido. Eriana utiliza su Voluntad para tomar elevarse en los cielos como un hombre buitre y a lo lejos, siguiendo los gritos de Alkrom que le avisaban sobre un grupo a lo lejos, sale volando en esa dirección. Dos figuras en túnicas parecen liderar media docena de guerreros. El contingente huye al ver a Eriana volando hacia ellos, pero la velocidad de vuelo de la semielfa es superior y llega revoleando un Chatkcha que Coconan le dio. Al recibir el impacto, en el otro extremo del lío los entes profanados restantes se vuelven polvo y la otra figura en túnica utiliza algún poder para borrar de la vista de Eriana al grupo entero. 
Teniendo a la vista la formación con forma de inix avanzan velozmente con la esperanza de poder descansar. Logran hacerlo a la entrada de la cueva.
Como toda caverna o refugio en Athas, la cueva estaba custodiada, bajo tierra en la entrada de la caverna un wyrm de arena utiliza sus cuernos para simular ser las costillas de una criatura enterrada y con ellos apresa a Coconan y Alkrom. Se desata un combate intenso. La bestia utiliza el veneno de su cola para paralizar al imponente Gladiador que le había partido los cuernos y algunas partes internas. El trabajo en equipo, unos cuántos porrazos imbuidos en espíritus de la tierra por parte de Kivi y los superiores poderes de dwarven resilience de los enanos terminan con la vida del depredador.
Arrastran a Coconan al interior para refugiarse y descansan de manera de poder continuar, sabiendo, según lo que investigó Kivi, que Cocoanan pronto volvería a recuperar la movilidad. Además Eriana logra extraer algunas dosis del veneno.
Mientras Coconan se recupera y Alkrom lo cuida, Kivi y Eriana comienzan a avanzar por el túnel central. Las distintas ramificaciones vuelven a este túnel o dan a caminos antaño derrumbados. Menos uno. Bajando por una escalera manufacturada llegar a una antiquísima puerta de piedra que Kivi logra abrir al moldear el marco dando más luz a la puerta. En su interior las ruinas de una antigua forja. Inmediatamente de las sombras se forma la figura gris de un enano sin piel con los ojos prendidos fuegos. Kivi lo reconoce enseguida, un Banshee, el espíritu de un enano que no consiguió completar su Foco. Antes de que Eriana ataque su compañero lo detiene y consigue hablar con el espíritu. 
Enano Banshee sin piel
Kivi miente diciendo que Alkrom, su compañero, es el séptimo hijo de un séptimo hijo y que él podría terminar el foco. El banshee les muestra un taller que rodea un maniquí con una armadura sin terminar. Alkrom es llamado y se toma un par de horas largas para terminar el casco, la pieza faltante de la armadura de metal que dominaba el lugar. 
Cuando el clérigo coloca el casco en posición el banshee se vuelve cenizas.

domingo, 22 de octubre de 2017

Tyranny of Dragons - Sesión 33 (21/10/17)

Guerra

La torre de Xonthal y sus alrededores
Sabiendo que Rosleaw, si lo volvían a encontrar, podría interrogar el cadáver de Iskander vuelven en búsqueda del cuerpo. Esperan aprender por qué no están pudiendo utilizar la máscara de dragón azul. Siguen explorando la torre y encuentran una sala de trabajo de magos antigua con un extraño tornado en el centro de la habitación de 5 metros de diámetro que va del piso al techo. En su interior un sin fin de gemas son arrastradas por la corriente de aire. Nethras intenta pero no puede utilizar una tela como red para tomar una gema. Instantes después lo intenta Aloun metiendo simplemente su mano. Una gema sale disparada y un elemental de tierra "nace" de la gema rota, Lem logra intercambiar unas palabras con la criatura en el lenguaje del plano de la tierra, el "terran", pero el elemental está descontrolado por la furia. 
La superioridad numérica alcanza para contrarrestar la furia destructiva del elemental. Sin mucho más que hacer vuelven a pasar velozmente para evitar a los otros elementales protectores y "suben" por el teletransportador. Allí encuentran a Naia y Rosleaw, que habiendo superado el laberinto no pudieron ingresar al "dungeon" por no poseer el reloj de arena que funciona como llave.


Una vez reunidos, descansan en el dungeons, esperando que nadie más tenga la llave. Al día siguiente logran interrogar a Iskander y descubren que el ritual para invocar a Tiamat está por realizarse en la Well of Dragons, un volcán extinto dónde muchos dragones van a morir, sin que ningún mortal entienda por qué, desde hace milenios.
Con esta información y la máscara deciden volver a Waterdeep. Obvio no sería tan fácil, Lennithon, el dragón que atacó Greenest los esperaba a la salida del laberinto y reclamaba la máscara azul. Aloun no tarda un segundo en reconocerlo.
Lennithon recibiendo ofrendas de un cultista con la máscara azul 
No hay diálogo que valga y el combate se desata con los gritos de la gente del pueblo de fondo. Los rayos son disparados contra el grupo y son devueltos por una lluvia de piedras animadas de Aloun que funcionan como un ejercito de pequeños soldados voladores. El dragón muere dando un último rugido que resuena en todo el lugar.
De nuevo, la magia de Lem los hace avanzar por el viento hasta Waterdeep para organizar un nuevo concilio. Primero son contactados por Rian Nightshade, la tiefling que actuaba como consejera de Dagult Neverember. Se declara como miembro de los Zhentarim, la Black Network. 


Yendo directo al grano pide las claves para sortear el laberinto de Xonthal para que su agrupación tome posesión de la torre a cambio de una gran suma de dinero y su poyo en la inminente guerra. El grupo acepta y usaría este dinero para mejorar su equipo y conseguir pociones y pergaminos para enfrentar a Tiamat si hiciese falta. Mientras tanto Fahir se reunía con otra Tiefling, Maccath la Carmesí.
Maccath
Fahir y Maccath pasan horas hablando entre pilas de libros y manuscritos, los dragones los apasionan. Sin saber bien cuánto tiempo ha pasado son interrumpidos por uno de los servidores puestos a disposición de la tiefling, el huevo está por romperse, hace días que emite un calor propio.
La cría nacida dl huevo, ahora llamado Balzar, no se parece a nada que hayan visto antes. Enseguida el extraño dragón toma afinidad con Fahir y los adopta como padre.
Un nuevo concilio comienza, las fuerzas de Tiamat se están juntando en la Well of Dragons y es hora de actuar. El rey de los elfos, Melandrach, y el embajado de los enanos, Brawnanvil se encuentran ausentes, el resto de los miembros ya tiene sus fuerzas organizadas: Remalia Haventree tiene a sus arpistas magos y scouts listos; Onthar Frume a sus paladines y clérigos armados, Delaan Winterhound dispone de druidas, treants y licantropos apostados en los bosques aledaños a Waterdeep, La alianza de los señores dispone de los ejércitos de varias ciudades preparados para marcha. Además s suman los magos de la Hermandad Arcana, los Dragones Metálicos y los asesinos Zhentarim.
En una semana las fuerzas se preparan para partir.
Fahir con su nueva armadura
Marchan a la guerra. A esta altura, Balza ha triplicado su tamaño, habla y razona como cualquier humanoide inteligente.


A medida que el grupo se aproxima a la Well of Dragons los signos de la devastación son cada vez mayores, granjas y pueblos destruidos, restos ensangrentados, desolación. En la base del volcán se apelotonan las fuerzas enemigas: Gigantes, Diablos, mercenarios, ejécitos de cultistas, Magos Rojos de Thay y Dragones en el aire. Mientras se organizan un grupo de magos rojos a la lejanía lleva adelante un perverso ritual, de entre las cenizas y huesos de dragones muertos comienza a erguirse un retorcido templo de afiladas puntas irregulares: el Templo de Tiamat fue traído al mundo material en el corazón del volcán.

Las fuerzas son organizadas, los Treants enfrentaran a los gigantes, dragones contra dragons, la hermandad arcana a los magos rojos, paladines y clérigos contra los diablos... todo está listo.


lunes, 16 de octubre de 2017

Camino a Urik - Sesión 07 (14/10/17)

Eriana y Alkrom


Todo se vuelve borroso por un segundo, al instante la Raya de las Nubes está aterrizando en el suelo. Eriana, aún consciente, sale rodando pero ve que Alkrom, aún con la cuerda de cuero improvisada atada al brazo comienza a ser "succionado" por la arena a medida que la Raya comienza a enterrarse de nuevo.
Raya de las Nubes
Sin tiempo par pensar corre a liberar a su amigo. Una vez a salvo busca un lugar para refugiarse hasta que Alkrom despierte del sueño inducido. Al poco tiempo el enano despierta y deciden buscar a su aliados. El panorama no es bueno, no reconocen el entorno. Parecen haberse alejado muchísimo


Trepan a una formación rocosa con la esperanza de encontrar algún punto de referencia. Una vista alentadora: un oasis se ve hacia el norte y encaran en esa dirección. En el camino encuentran un ganado de Erdlus, aves del tamaño de un humano grande con escamas en vez de plumas y deliciosa carne. Utilizando parte de sus armaduras intentan armar, otra vez, riendas improvisadas, una montura sería ideal. Eriana busca algo de pasto comestible para amigarse con alguna de las bestias y lo logra pero al intentar ponerle las riendas la parvada comienza a correr, menos los dos que son ahora controlados por Eriana y Alkrom. Al ver a los Erdlus correr al oasis también ven la figura de un humano que se acerca a ellos y los contiene. Deciden dar una visita al dueño, protector o saqueador del oasis en forma pacífica. Obtienen buenos resultados.
Silom el Preservador
Silom es un ermitaño que entra rápidamente en confianza con Alkrom al saber que éste es un clérigo en comunión con los espíritus de la tierra. Él es un preservador, un mago que sabía devolver la vitalidad de la tierra de nuevo a ella luego de lanzar su magia y se encontraba protegiendo el oasis de un antiguo amigo druida que había muerto en combate contra un profanador. Se les ofrece refugio y comida por una noche, no todas las almas están podridas en Athas. Al día siguiente continúan los relatos y Silom se pone en alerta al saber de la muerte de Kalak. Todo cambia en ese instante, pega un chiflido y tres rayas de las nubes del tamaño de un inix cada una acuden a ellos. Ahora Silom debe dirigirse a Tyr y en el camino llevará a sus nuevos amigos. Cada uno monta una criatura y salen volando hacia el sudoeste. Un nuevo ataque de hombres-buitre es repelido por un poderosísimo hechizo, magia más poderosa que cualquiera que hayan presenciado anteriormente. Al aproximarse a Tyr Silom los despide y sus rayas comienzan a descender hacia un punto negro en el desierto, serían Coconan y Kivi, el preservador continúa viaje hacia Tyr.

Kivi y Coconan

De repente todo se ve borroso y el suelo, o mejor dicho, la raya bajos los pies de Kivi desaparece, junto con sus aliados. El enano cae y ruda por el suelo. Se encuentra solo y bajo el sol carmesí. Utilizando las Montañas Resonantes como guía, aunque ahora son una delgada línea en el horizonte, comienza a caminar hacia el oeste, suponiendo que hacía allí cayó Coconan. El tiempo pasa y llegada la noche ve a lo lejos la fortaleza del noble al que visitarían. No hay rastro de sus compañeros y como la temperatura comienza a bajar busca refugio y descansa lo que puede. Según sus cálculos habría pasado cerca de dónde estaría el Gladiador. 


Con energías renovadas y pudiéndose abastecerse él mismo de agua vuelve sobre sus pasos buscando a sus compañeros. Utilizando magia de localización encuentra el cuerpo de Coconan sobre los retorcidos y desparramados restos del Aarakocra. Cayeron sobre el hombre buitre, que amortizó la caída para el guerrero, y rodaron por una duna mekillot. Aunque aún respira el guerrero se encuentra en no muy buenas condiciones. Kivi lo ayuda a recomponerse bajo una saliente en una formación rocosa, le suministra agua y lo cuida hasta que vuelve a tener consciencia un par de horas después. Antes de poder decidir nada sienten un extraño ruido y otra vez ese olor nauseabundo. De la nada un thri kreen cae muerto en la entrada de la "cueva", como si escapase de algo, con la espalda desgarrada e instantáneamente es arrastrado hacia atrás por algo que no alcanzan a ver. Preocupados por su supervivencia comienzan a viajar de nuevo al oeste. Tras una duna encuentran a un inix alimentándose de las bolsas de miel de un kank muerto.
Inix
Sabiendo que son criaturas inteligentes Kivi hace uso de sus habilidades mágicas para comunicarse con el animal y establecen una amistad. La criatura carga con Coconan que sigue muy herido y los lleva a su refugio donde pueden pasar la noche tranquilos junto a la única cría que queda viva del inix. Varios huevos rotos delatan las tragedias de Athas. 
Un kank con las bolsas de mil llenas
Al despertar el inix comienza a chillar fuerte y Kivi vuelve a usar su magia para entender: una bestia se aproxima y el animal quiere que se lleven a su cría lejos. Tras debatir desesperadamente con Coconan comienzan a correr fuera del refugio con la cría de inix en brazos. Al salir vuelven a sentir el asqueroso hedor y una voz le habla a Coconan amenazándolo, él sería el próximo. Corren como pueden hasta escuchar la voz del Alkrom en el cielo. El enano y Eriana se aproximaban volando en pequeñas Rayas de las nubes.

Desierto 

Por fin, tras dos días perdidos, el grupo se reúne de nuevo. Tienen poco tiempo para actualizarse, según Coconan, una bestia los persigue. Al poco tiempo de comenzar a viajar la nefasta profecía del gladiador se cumple. Alkrom, que venía en la retaguardia es atacado por la asquerosa criatura que abandona su forma gaseosa para incrustar sus nefastos dientes y garras en el enano dejándolo incapacitado al instante.

El combate es digno de Athas: brutal. Pero logran vencer. Alkrom pierde un ojo y queda muy herido. Siguen viajando...
Cuando el calor del mediodía comienza a pesar y el sol carmesí a quemar deciden acampar. Eriana sale a buscar comida y encuentra una pequeña colmena de escarabajos de fuego pero no consigue alimento. Sin embargo, al regresar escuchar un tintineo metálico. Le gana la curiosidad y al dar la vuelta en unas rocas se encuentra con un humanoide retorcido y trastornado que sacude su campana y la ataca con una red de gladiador para capturarla. Comienza el combate y Eriana llama a sus aliados a los gritos.

Eriana esquiva la red, la toma y la vuelve a lanzar contra el monstruo envolviéndolo en ella. Sin embargo, tras mostrar una sonrisa retorcida se transporta mágicamente frente a Eriana, mostrando que posee habilidades sobrenaturales. La semielfa se las ve negras mientras aguanta hasta que lleguen sus aliados. Es entonces cuando la balanza cambia y aniquilan al repugnante ser.
Finalmente pueden descansar y llegar a las cercanías de la fortaleza de Vildeen. Rápidamente son interceptados por un batidor del lugar montando un kank y son escoltados tras un breve y descortés interrogatorio.
Batidor
Ingresan a la fortaleza y deben esperar varias horas hasta ser atendidos, por suerte, en el hall de espera hay una fuente de agua de la que pueden beber. Finalmente Hanfros, el asistente de Vildeen los atiende, les pide que dejen sus armas y lo acompañen a ver al noble. Un humano calvo muy mal hablado y despreciativo los recibe y reparte insultos para todos lados. No lo logran convencer, no hay caso, está convencido de que quieren que envíe más fuerzas para que Thitian luego lo elimine fácilmente. Se van frustrados acompañados por el asistente. Como manotazo de ahogado Kivi intenta utilizar sus poderes para resucitar unas plantas muertas mostrando que no son sólo simples mercenarios.
Audiencia con Vildeen y su asistente Hanfros
Habiendo mostrado una nueva oportunidad para el noble, se les explica que las plantaciones de la fortaleza están muriendo. Kivi asume, parte mintiendo y parte creyendo, que es obra de un profanador. Llegan a un trato: Kivi tiene una semana para dar muestras de que las plantas están mejorando por su obra y el resto una semana para encontrar al presunto profanador. Mientras tanto habitarían el lugar con ciertos privilegios para investigar.
Al siguiente día se preparan para investigar. Usando sus poderes y su conexión con la tierra Kivi hace varios rituales, así confirma que lo que está matando las plantaciones son abusos de la profanación. Además deja instalado un espíritu guardián que avisaría en cuánto un profanador ingrese a robar la vida de las plantas ya que posiblemente utilice magia para no ser visto por los mundanos trabajadores. Por su lado Alkrom, Eriana y Coconan inspeccionan los alrededores para conocer el terreno. Esa noche planean una estrategia. Al siguiente día le piden a Hanfros que simule que los echan, ya que todos sabían que estaban investigando, y luego los haga entrar por alguna ruta de escape secreto. De esta manera podrían atrapar al profanador si se hiciese presente.

Tyranny of Dragons - Sesión 32 (08/10/17)

Torre de Xonthal

Logran descansar en el laberinto un poco, o mucho, la percepción del tiempo es distinta para cada uno. En la corrida luego de esquivar a las armaduras animadas Rosleaw y Naia se pierden en el laberinto. El resto del grupo, decidido a recuperar la máscara azul avanzan sabiendo que volverían a encontrarse con las armaduras. Sin otra opción más que volver al mismo lugar por el laberinto se enfrentan de nuevo a los enemigos reanimados. La situación se repite, hasta que una pequeña gema aparece sobre el cuerpo caído de una armadura antes de que esta se reanime. Fahir no pierde tiempo, toma la gema y huyen por el laberinto para volver a llegar al reloj de sol. 
El siguiente camino también está errado. Llegan a un pequeño estanque dónde un humano extraño se encuentra tomando el té en una pagoda en el medio del pequeño cuerpo de agua. Intentando investigar son invitados a beber con esta criatura de exóticas ropas. Instantáneamente la pava, que tiene un rostro turbio grabado, comienza a emanar un gas horrible, la pagoda se cierra con paredes de piedra y la criatura desaparece. El recinto, ahora cerrado, se empieza a llenar de gas. Aloun no tarda en tirar la pava al suelo rompiéndola. El gas dejar de llenar el lugar, las paredes de piedra caen y la criatura aparece dejando ver su verdadera forma, es un Dao. Es aniquilado en poco tiempo.

Esta vez Aloun decide intentar algo nuevo y en vez de seguir por un camino intenta atravesar la ligustrina. El resto la sigue y llegan a la base de la torre. Allí encuentran el cadáver del cultista que cayó por el balcón y un círculo de teletransportación. Utilizando los dibujos mágicos del círculo son enviados al interior de la torre. Para su sorpresa el interior tiene paredes circulares aun habiendo visto desde el exterior que la torre tenía una sección cuadrada. Recorren todos los pisos de la torre utilizando los cìrculos de teletransportación en cada piso sin saber muy bien el orden real de ellos ya que no tienen referencias físicas de dónde se encuentran. En su recorrido liquidan unos cuantos cultistas y detienen un extraño ritual dedicado a Tiamat dónde dos sacerdotes controlan un altar que presenta dos patas de huesos de dragón que atacan al grupo. No tardan en destruir a todos los cultistas, sacerdotes, templo y huesos. 
Más adelante ingresan a una habitación con un telescopio y muchos planos de estrella y material de astronomía. También son emboscados pero capturan al líder de este grupo que es interrogado y convencido por Fahir para dar información. Saben que la máscara azul efectivamente está allí, que Iskander traicionó al culto y que necesitan un pequeño reloj de arena para ingresar al Dungeon, que es dónde Xonthal en verdad trabajaba.
Jorgen Pawl, Líder cultista
Armados con esta información se transportan al "Dungeon". Encuentran un rastro de sangre y no dudan en seguirlo. En la primer habitación se enfrentan a unos elementales guardiantes, uno de tierra y dos de fuego con las mismas capacidades que Lem al transformase. Deciden que lo mejor es pelear en el pasillo, pero las criaturas no avanzan por allí, evitan el combate pero no inspeccionan la sala. 
Guardián de Fuego
Pronto encuentran una gigante biblioteca circular de la que roban un montón de libros de los temas que les interesan a cada uno. Además Fahir encuentra la entrada secreta a una sala con un cristal colgando, emitiendo magia y encadenado a paredes, techo y suelo por el cual pueden inspeccionar el plano de fuego, según deducen por los mapas de este plano en la mesa central de la biblioteca. Sin mucho más que hacer siguen explorando.
Se encuentran en una sala dónde un Efreeti espera a Xonthal para terminar una partida inconclusa de ajedrez, aunque el mago esté ausente hace ya siglos. Un gigante mago del plano de fuego de piel rojiza, según ha aprendido Aloun en sus viajes. Al parecer Taraz, el Justo, era prisionero de Xonthal, quien lo tenía allí para exigirle deseos. Nethras lo libera rompiendo el círculo de sal que lo encerraba. El genio no muestra un ápice de agradecimiento y se teletransporta inmediatamente.
En la siguiente sala encuentran dos gigantes relojes de arena que habrían formado parte de algún experimento, pero hoy ya carecen de magia, y el cuerpo de Iskander muerto y herido, las huellas de sangre llegan hasta él. Por lo que deducen, las heridas mortales fueron causadas por los elementales. Recuperan la máscara e intentan investigar los relojes que cuelgan del techo por varias cadenas y mecanismos para girarlos. Al hacer correr de nuevo la arena por rotarlos ciento ochenta grados ven pequeños diamantes en el interior. Destruyen los relojes de arena, recuperando una buena cantidad de estas joyas y enterrando a Iskander. Se disponen a regresar con la máscara.

domingo, 1 de octubre de 2017

Camino a Urik - Sesión 06 (30/09/17)

Volar

Alkrom pasa sus días intentando ayudar a los caídos en desgracia (y a los que ya se encontraban en ese estado) en las calles de Tyr recibiendo una mezcla de devoluciones de la gente, desde el miedo absoluto por la profanación hasta el agradecimiento moderado. Kivi, por su parte resignado por le momento a ayudar en las granjas, se dedica a estudiar sobre la profanación, descubriendo, para su sorpresa que existen magos capaces de devolver la energía vital a su alrededor al usar magia arcana. Son llamados preservadores y por miedo a la represaría de gentíos ignorantes y sobre todo a los reyes hechiceros, se mantienen en la sombra. Hay un buen número entre la Alianza del Vel. Todos, obviamente, en la clandestinidad. 

Miembros del senado de Tyr 
Los enanos del grupo no tardan en recibir un llamado para otra entrevista con Mahlanda, su contacto en con la alianza del velo. Descubren que las intrigas en el senado pueden afectar mucho más que el rango de algunos nobles o el poder de influencia de algunos gremios. Un aliado de Jaseela, el Senador Vildeen de la familia Tyrthani no parece querer colaborar con muchas fuerzas para la guerra con Urik. Sólo a cedido veinte soldados al Rey Tithian, la Alianza supone que podría enviar hasta cinco veces ese número. 
Vildeen no es un noble de rango medio, pero por su carácter influye a muchos nobles de menor nivel, por lo que si él envía pocas tropas, muchos lo imitarán. Es necesario, para que Tyr siga siendo libre, que el ejército sea lo más grande posible.
Armados con esta información se dirigen de inmediato a la mansión de Jaseela. Un séquito de mercenarios y semigigantes guardan la puerta y les prohíben el acceso. La señora está muy ocupada. Intentan convencer al guardia de que los deje pasar sin éxito hasta que tratan de demostrar que no son simples esclavos haciendo que Coconan se bata en duelo con el mejor guerrero de la casa. Alkrom y Kivi potencian de forma disimulada las habilidades del gladiador con la magia que los espíritus les brindan. La lucha se extiende hasta que el gladiador corta los tendones del semigigante inhabilitándolo para le combate. Furiosos por el daño causado a su guerrero los mercenarios echan a los gritos a los aventureros. 
Sin muchas más pistas deciden adentrarse en el desierto hacia la mansión de Vildeen camino a las minas de Tyr. 
Tras preparar algunas raciones de agua comienzan a avanzar por las granjas mientras termina de bajar el sol. Luego de un par de horas comienzan a penetrar en el desierto y se levanta una pequeña tormenta de arena. Coconan huele un conocido y hediondo olor, como si algo o alguien pasase entre ellos en la tormenta pero, al bajar la arena de nuevo al suelo, no encuentran huellas más que las suyas.

A lo lejos ven la mansión a la que se dirigen y comienzan a debatir cómo deberían aproximarse, entrar sigilosamente no ayudaría en nada, tampoco llegar con las armas desenfundadas. La violencia no parece ser la solución.


Tras mucho tiempo debatiendo el grupo siente como todo se mueve bajo ellos y de un segundo al otro se encuentran volando y atravesando el aire a gran velocidad.


Se encuentran volando sobre una Raya gigantesca. Sin saber qué hacer se concentran mantenerse firmes sobre la terrible criatura. Kivi les advierte que es una criatura pacifica pero no por eso poco peligrosa, no deben hacerla enfadar. Si bien el monstruoso animal no los pone en peligro directamente, los expone a predadores del aire, como descubrirían pronto. Un grupo de cuatro hombres buitre aparece volando e intenta cazar al grupo sobre la raya. 
Hombre Buitre
Uno de ellos manejaría el poder de los espíritus, invoca una tormenta eléctrica sobre el grupo lanzando rayos que dañan a Eriana, Coconan y Kivi. El combate es incierto, la raya vuela a gran velocidad y el peligro de caer es constante. Obviamente Kivi y Alkrom centran su magia de control mental sobre el buitre invocador dejándolo fuera de combate. Coconan aprovecha que una de las criaturas se acerca para saltar sobre ella y así poder sacarla de combate e intentar bajar de la gigante criatura. No lo vuelven a ver. El resto continua el combate hasta que los agresores mueren o huyen y vuelven a concentrarse en la Raya voladora sobre la que vuelan sin saber con qué rumbo. Con ayuda de Alkrom, Eriana usa su látigo hasta que lo puede posicionar como rienda para intentar guiar al monstruo como si fuese un Erdlu. Logran hacer que comience a virar, pero poco después parece que pierde su fuerza de vuelo y comienza a descender bruscamente al suelo. Todo alrededor parece borroso...